¿El Internet móvil mueve el mundo?

Es cierto que el uso de los dispositivos móviles va en aumento galopante y con ello el consumo de Internet a través de los mismos. Ya no se concibe un teléfono móvil sin la conexión a internet y los datos reflejan esto.

 Según el último informe realizado por el Boston Consulting Group el crecimiento del uso de Internet móvil está generando un importante cambio social tanto en términos relacionales como laborales, económicos, etc;  esto se refleja en que por ejemplo, países como Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido el internet móvil generó en el año 2013 unos ingresos de 90.000 millones de euros y han creado medio millón de puestos de trabajo y se prevé que para 2017 los ingresos en estos países aumenten hasta los 230.000 millones de euros.

 

 

El smartphone crea movimiento, crea ingresos, y lo que es más importante en estos momentos: crea puestos de trabajo. El estudio informa que los puestos de trabajo relacionados con este sector están enfocados en ventas, distribución y producción de dispositivos, aplicaciones y contenidos así como en proveedores de servicios e infraestructura de red. Pero además de esto es un motor importante de contribución al aumento del PIB mundial con una cifra de 512.000 millones de euros generados por los países antes citados más Australia, Brasil, China, EEUU, Canadá, India, Japón y República de Corea.

Las aplicaciones móviles van en cabeza en este sector y mediante la descarga de ellas a través de los dispositivos las cifras de bajada aumentan a 20.000 millones de descargas en Europa. Algunos de los desarrolladores más exitosos en este aspecto son Rovio, King, Mind Candy o Wooga.  

El comercio electrónico también alcanza cifras espectaculares con unos beneficios  23.000 millones de dólares en los cinco países europeos más importantes en el periodo de 2013 y sigue sumando cifras.

 

 

Hasta aquí las pinceladas más notorias dentro del mundo tecnológico móvil en relación a Internet como herramienta generadora de beneficios y avances, pero son muchas otras las vertientes que gracias a este incipiente avance están progresando…

Suma y sigue…

Fast Identification Online y la verificación de la identidad

Poco a poco vamos conociendo las características del nuevo sistema Windows 10 de Microsoft. Esta vez, los responsables de la compañía han anunciado que el nuevo sistema operativo utilizará la biometría como técnica para autenticar la identidad de los usuarios.

Para aquellos que no os suene el concepto ‘biometría’, se trata de una tecnología de seguridad que basa su funcionamiento en el reconocimiento de una característica de seguridad vinculada a otra característica física y personal (como podría ser la huella digital). Microsoft ha decidido utilizar la especificación Fast Identification Online (FIDO), que permite usar todo tipo de dispositivos y mecanismos biométricos con la finalidad de verificar la identidad de la persona que accede al mismo.

 

La compañía lo que pretende con la implantación de esta metodología de acceso es reemplazar por completo las contraseñas y proporcionar métodos locales más eficientes que permitan tener acceso a máquinas que tengan Windows 10. Por ello las versiones Windows 10 actuales ya llevan el sistema FIDO implantado en el inicio de sesión y también en las herramientas como el Azure Active Directory o Microsoft Office 365 Exchange Online.

 

 

Microsoft está proponiendo una revolución en este ámbito ya que es la primera vez que a ciertos servicios SaaS se les implanta esta tecnología y sobre todo lo que se pretende con ello, olvidar las contraseñas como estábamos acostumbrados y dar un paso más simplificando los mecanismos de acceso pero sin olvidar el objetivo: la seguridad.